Posts Tagged ‘fotos

18
sep
11

La primavera (via Nuestro Río)

El jilguero del cielo se ha posado sobre el alambrado intangible del Ecuador, y ese acto no puede sino abrirle las puertas al tiempo de los colores y los aromas, al tiempo de los nidos y el amor. La primavera avanza sobre las sombras frías…

La primavera «Pero la noche, ah, tu noche con su primer matiz en el agua y entre las ramas y sobre la isla, es toda de melodía íntima, a pesar de las pocas estrellas y con éstas como frases inevitables.»Juan L. Ortiz.  El jilguero del cielo se ha posado sobre el alambrado intangible del Ecuador, y ese acto no puede sino abrirle las puertas al tiempo de los colores y los aromas, al tiempo de los nidos y el amor. La primavera avanza sobre las sombras frías de u … Read More

via Nuestro Río

07
sep
11

Laguna el Hinojo, Venado Tuerto. (via Nuestro Río)

Laguna el Hinojo, Venado Tuerto. Al sur de la provincia de Santa Fe, en Argentina, junto a la pujante ciudad de Venado Tuerto, oculto en un mar de monocultivos encontramos un extraño sistema de lagunas encadenadas que sobrevive a la modificación ambiental impulsada por la producción agropecuaria. La biodiversidad encuentra en estos espacios naturales un refugio que ya no existe en la mayoría de las comunas que conviven junto a los humedales pampeanos. Qué alegría es encontrar es … Read More

via Nuestro Río

02
sep
11

El CRdK (via Nuestro Río)

El CRdK Hace un par de semanas recibí la invitación de compartir un campamento para novatos con el Club Rosarino de Kayakistas (CRdK). Deberíamos realizar una salida de observación de aves, y acepté la propuesta como kayakero, como rosarino, y como miembro del Club de Observadores de Aves (COA) Federal Rosario. Nota inicial: Dora nos aconseja escuchar la maravillosa canción «Qué tendrás, pago», poesía de Don Julio interpretada por Orlando Veracruz. La pu … Read More

via Nuestro Río

25
ago
11

Rosario del Paraná (via Nuestro Río)

Rosario del Paraná Los antiguos observaron el río, sus ciclos, sus recorridos cambiantes, su flora y fauna. Ahí hallaron todo: techo y pan, remedios y magia, y todo fue hallado en abundancia. Más quien quiere lo que no precisa volvió esa abundancia en merma y extinción. Así desapareció el yaguareté, el ciervo, así mermó el lobito, el yacaré y el canelón. Así, quien sirve al dinero volvió la abundancia del pajonal en deseo de pastura, volvió el primer eslabón lagune … Read More

via Nuestro Río

08
ago
11

Los Sí lugares (via Nuestro Río)

Los Sí lugares Molesto despertar de esos pájaros que no paran un segundo de gritar; de grillos, ranas, chicharras, mosquitos: no importa la época, se turnan para no darle lugar al silencio. Por las noches un ñacurutú vocifera como humano y nos asusta, cerdos que revuelven nuestro campamento o vacas que amenazan con romper todo si salieran corriendo en estampida. Duele la espalda sobre el suelo duro, duelen las manos hinchadas de callos por tanto remar y remar c … Read More

via Nuestro Río

25
ago
09

Siete (parte 2/3)

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

Parque Nacional Pre Delta (55)

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

Parque Nacional Pre Delta (65)

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

P N Pre Delta

Volver a la primera parte.

 Pasar a la última parte.

06
may
09

Campamento en el arroyo Salto

Aviso previo.

Éstas son imágenes de un paraíso que se pierde rápidamente… Pero antes de mostrarles lo que aún permanece, quisiera que se tomaran el tiempo de leer estas líneas que, por lo que creo, son importantes para que entiendan esta lucha que muy poquitos llevamos a cabo… De verdad que somos pocos.

Vivo en una ciudad a la que llamamos Rosario, en el límite oeste del Litoral Argentino, frente al Paraná: uno de los ríos más importantes del mundo.

Entre las comunidades costeras de Diamante y Coronda, a unos 100 kilómetros más al norte de mi ciudad —río arriba—, la cuenca entera comienza a depositar su sedimentación de forma constante, al tiempo que su cauce se ensancha de forma abrupta, formando el majestuoso Delta del Río Paraná. Este delta inmenso desemboca —unos trescientos kilómetros más al sur— en un mar de agua dulce conocido como el estuario del Río la Plata, que comienza frente a una enorme ciudad de nombre Buenos Aires y termina —250 kilómetros más al sur— en el Océano Atlántico. 

Nuestro delta es un ecosistema con una biodiversidad muy rica. Representa el segundo sistema de pantanos en importancia mundial, con enormes lagunas de agua limpia, y una biodiversidad muy variada.

Pero nuestro ecosistema está sufriendo, desde hace décadas, un impacto humano que ya ha superado los límites de tolerancia de la que podía recuperarse el río, este impacto ha dejado de ser sustentable. Nombro algunos de los problemas más importantes:

-Acopiadores de pescado tratan al sábalo como un commodity más, y lo exportan como harina para alimentar animales domésticos en países lejanos. El recurso ictícola se agota año a año. Especies como el manguruyú o el pacú están prácticamente extintas en nuestra zona.

-La empresa Celulosa Argentina lleva 70 años arrojando sus residuos tóxicos al agua, y ni un estado municipal o provincial ha podido desterrarla de la costa. Innumerables empresas usan al río como depósito de basura y los funcionarios, hasta ahora, han mirado para otro lado. El poder económico prima sobre las decisiones soberanas.

-Los desagües cloacales arrojan los desechos directamente al río sin un tratamiento previo. La gente que se baña en los balnearios que están en la banda oeste del río, literalmente, nadan entre el orín y el excremento de los pobladores que viven más al norte.

-Las fumigaciones de agroquímicos en los campos llegan a los arroyos que son afluentes del Paraná y estos venenos se mezclan con las aguas del río. Nuestra Secretaría de Ambiente Provincial aún no sabe si el agrotóxico denominado glifosato es contaminante o no, aunque «presupone» que sí lo es.

-El avance de las fronteras agrícolas para la siembra directa de la soja transgénica —apoyado por emprendimientos de lucro neoliberales como Aapresid, Fundación Libertad, Monsanto y demás empresas con influencia mediática— ha hecho que los productores vean al humedal deltaico como un buen sector para ser transformando en una pampa ganadera, y así han llevado sus vacas desde el campo continental —ahora contaminado con soja—, hasta la zona de islas, con todo el daño que esto acarrea: quema de pastizales para mejorar las pasturas, cierre de zanjones y arroyos para secar lagunas y ganar campos, desmonte de flora nativa para sembrar cultivos relacionados con el sistema ganadero, arrinconamiento de las especies autóctonas en sectores sin desmontar ni quemar, donde son fácilmente encontradas por los cazadores.

-La caza es la principal exterminadora de los mamíferos en estado salvaje. Al cazador podemos clasificarlo en dos tipos: El primero hace referencia a aquel que día a día vive del recurso, producto de un Estado ausente que no le garantiza igualdad de oportunidades para tener su propia tierra, y mucho menos una educación de vanguardia que le permita organizarse con sus pares en comunidades productoras de recursos sustentables —criaderos de yacarés, carpinchos o pacú, producciones de miel orgánica, etc.—. El segundo tipo de cazador que, al igual que el primero, agota los recursos naturales, es el que elige matar estos animales salvajes por mera diversión, sin respetar leyes y arrojando por voluntad propia —aquí no hay un arrastre a esa situación de supervivencia, sino una responsabilidad conciente del cazador furtivo— peligrosos residuos de plomo en las lagunas y tierras del humedal. Si bien el pescador deportivo le ha aportado al río una importante cantidad de plomo, la correntada de 20 millones de litros de agua por segundo disminuye considerablemente los daños; no ocurre lo mismo con el plomo de una bala, que se deposita estático en aguas quietas o en tierra seca expuesta al sol. La caza, en el segundo pantano en importancia a nivel mundial, ha exterminado especies naturales como el yacaré y el ciervo de los pantanos, y ha encerrado en sectores reducidos al carpincho —capibara—, al lobito de río —nutria carnívora— y a nuestra hermosa y buscada nutria roedora —coipo—.

Nuestro majestuoso delta sufre, cada día, una destrucción que ya ha dejado de ser sustentable para el río. Si no paramos esta masacre, pronto sólo tendremos una inmensa pampa sin la biodiversidad maravillosa que siempre la ha destacado, sin reservas de agua dulce y limpia, y deberemos conformarnos con visitar un par de Parques Nacionales pequeños para ver cómo era todo esto antes del desastre. Entre el Campo Rico —en proceso— y el Pre-Delta —funcionando— suman apenas 5 mil las hectáreas protegidas.

Con estas líneas previas al material audiovisual, pretendo hacer que la gente tome conciencia de lo que está pasando y nos ayude a difundir nuestro trabajo. Sólo a través de un reclamo social vamos a salvar nuestro delta. Hoy somos muy pocos los que hemos tomado conciencia, pero necesitamos sumar gente, experiencia y compromiso para llevar a cabo nuestra lucha. Yo pertenezco al kayakismo, algunos a la pesca deportiva, hay arqueólogos y huaqueros que se dedican a rescatar la alfarería indígena que hay oculta en el delta, tenemos gente que nos apoya desde su lancha o velero, pero necesitamos acercar más almas al río. Gente con ganas de disfrutar de la naturaleza y la cultura de una región grande, que se va transformando en un desierto por culpa del lucro, de la marginación y del poder de matar por diversión, dejándonos sin todo ese paraíso que algunos —todavía pocos— aprendimos a ver y a amar.

El río es biodiversidad, cultura y una reserva de agua dulce para nuestras generaciones futuras. En nuestro río pueden convivir en armonía los animales, la flora nativa, la historia de mil años atrás, con quien lo vive y lo disfruta. Tenemos que disfrutarlo sanamente. Tenemos que ser muchos más. Somos pocos todavía. Los dueños de las escopetas, de los efluentes y de las vacas nos ganan en cantidad y fuerza, pero no podemos rendirnos si queremos ver esto vivo, sano, libre… Yo quiero ver al islero con una casa digna, un trabajo asalariado, un centro de salud en su paraje, viviendo en comunidades y no sólo y aislado como está hoy en día; quiero ver a sus hijos en la escuela y con las competencias para terminar una universidad; quiero ver al carpincho silbando cerquita de mi carpa sin temor de oír el terrible alarido de la escopeta que rompe el silencio de la noche; no quiero seguir viendo nutrias y lobitos mutilados por haber escapado de una trampa; quiero ver la aleta del surubí a flor de agua cuando busca su comida cerca de la superficie; quiero comer pescado porque sé que me hace bien; quiero sacar agua de la costa para calentar una pava de mate, sin temor a ingerir agrotóxicos, excreciones humanas o efluentes de una fábrica. Quiero ver a mi río sano y a su gente con dignidad y alegría.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

—Yo cuido la casa… vos andá tranquilo—, me dijo Maleva del Río.

—Gracias, muchacha —le respondí—. Voy a recompensarte con algo muy rico.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y nos fuimos… ni tan lejos ni tan cerca. Al arroyo Salto. Éste es un martincito pescador mediano macho que se peinó las plumas para la foto.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Renata Trotsky Timai encabezó la marcha, y allá fuimos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

El biguá (en Santiago del Estero el Ochogo, y en el Discovery el Cormorán).

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Prepara su vuelo…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

…y se marcha.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Allá se va. ¿Lo ven a lo lejos?

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Otro martín pescador buscando su alimento en las aguas poco profundas.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Se marcha la tarde… Se va el sol…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Allá se ve el puerto de la contaminante empresa Molinos, en el límite sur de la Capital Provincial del Cáncer.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La noche llega y hay que seguir remando.

El atardecer.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Después de un par de horas cruzando el Paso los Meones, paramos a morfar en una playa frente al Campo de la Gloria. Si San Martín viera lo que Molinos, Vicentín, Petrobras y los Concejales corruptos hicieron con la gente que vive donde él tuvo su debut de fuego…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Delicioso… Mhhh… Empanadas y vino. Una cena bien criolla.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La imagen de un Jesús de palo nos miraba desde el lado de la luna creciente.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

¿No es una belleza de la escultura?

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La mañana y sus matices. Frío y amanecer.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Allá quedó nuestra casita nómade.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La bajante del Paraná.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Una ranchadita para sombrear.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y otro día… y otra vez sobre el bote.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Allá quedó San Lorenzo.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Una garcita blanca nos dio la bienvenida al arroyo Salto, y ahí dentramos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Renata Trotsky Timai observa costas. Nosotros pertenecemos al tipo de kayakeros que navegamos siempre costeando, en silencio, atentos a lo que pueda aparecer atrás de cada yuyo.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Armamos campamento en un albardón limpio y, tras un breve descanso de mateada, partimos en busca de vida lagunera.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Renata ubicó una laguna cerca del campamento, y fuimos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Maravillosos irupés que empiezan a marchitar sus aros.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

No hay mayor alegría que vivir la vida sin destruirla.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Un mar de las victorias.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Una maravilla que quedó aislada.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Trabajando…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Los mosquitos nos hicieron abandonar la laguna, pero prometimos regresar al amanecer, cuando el rocío frío los mantiene quietos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Por lo pronto aprovechamos de lo lindo del día para recorrer el arroyo.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Lo que queda cada vez que un furtivo pasa por la isla. Muy poca carne le habrán sacado a esta garcita, e incluso es más barato comprar medio kilo de carne picada que los cartuchos de escopeta que se necesitaron para matarla. A pesar de esto, es más fuerte el deseo y el placer de matar que cargan los furtivos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Dejemos la muerte y volvamos a la vida: cada mayo llegan estas hermosuras.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Pero tenemos que volver al campamento. Hay hambre.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Llegaron amigos kayakeros, Renata. ¡¡¡Qué bueno!!! Leonardo Ferreyra, el bioquímico, la bombonera Flori y Vale, la maestra especial.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y llegaron también lancheros. Son Omar Ubaldini, y Analía y Ciro, los psicólocos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y se arma el fogón, como cada noche. Hasta los mosquitos quieren salir en la foto.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Ciro estrena cámara.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Ñoquis en la isla. Qué bueno.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Preparando la salsita.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Flori amasando harina.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Así son las noches en la isla.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y siempre amanece. Siempre sale el sol. Qué lindo es poder coleccionar amaneceres en el recuerdo. Miren éste. Niebla, rocío, vida…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Timbotal al fondo, después la nuebla, el pajonal donde se ve el albardón, palustres en la orilla, irupés en la laguna, camalotal acá cerquita… Así de bello es lo que tenemos que salvar para que no quede así:

santiagodelrio-quema-pastizales-15

Estas imágenes desoladoras son del 20 de septiembre de 2008, a escasos 10 kilómetros de este paraíso. El paisaje es el mismo. Se ven las arboledas al fondo, y los lugares oscuros son lagunas que fueron cerradas hace varios años, cuando un vecino mío de Rosario mandó a cerrar la vieja Boca de la Zorra, donde estaba el paraje conocido por kayakeros como el Bosquecito.

Pero volvamos al Salto.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Es hermoso.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Así de maravillosa es la naturaleza.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Estas trepadoras blancas son increíbles. Se abren de noche y se cierran a media mañana, cuando les da el sol. Me hicieron inspirar una canción, que se las escribo ahora. La imaginé como un rasguido doble y me suena bastante pegadiza. Si alguno se anima a ponerle música, pegue el chiflido.

Del mayo costero

 
     D               A7
En mayo, el río que pasa,
                               D
rojizo de yunga en bajante otoñal,
     G                F  
en bruma despide chicharras,
              A7                D
crespines, zorzales dejan de cantar.
 
En mayo regresan bandadas
de patos maiceros, macás y biguás;
el barro costero se enfría
y las mariposas sobre él bailarán.
 ------------------------
ESTRIBILLO
          D7                 G
Te canto mayo, el otoño del río:
             A7                 D
el señor pintor con brocha de frío;
                G                  D
de las flores blancas en las trepadoras;
          A7                  D
curupíes calvos y flor de alisal.
              G                   F
El laurel que pasa de siesta a su sombra
            A7                   D
al noble reparo en la helada otoñal.
 ----------------------------
Los cisnes sacuden el aire
sobre lagunales donde el irupé,
ya va marchitando sus flores
y explica al gallito que habrán de volver.
 
En mayo remontan arroyos
los peces que buscan el cauce mayor;
cachorros, dorados y bogas
tras del sabalaje en su fiel procesión.
-------------------
ESTRIBILLO
-------------------------
Y ya que estamos se las muestro tal como la imaginé... En realidad... como me salió... Disculpen...

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Pero el tiempo subjetivo cuando uno es feliz hace que las agujas giren más rápido, y todo llega a su final. Los finales en el río son lentos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La foto de la banda.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Anque ustedes no lo crean… Se puede ser lanchero y amigo del río… Es real esta imagen… Acá no hay photoshop… Estos lancheros maravillosos se están llevando de regreso la basura… Sí… Un aplauso para Omar, Analía y Ciro.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y me pusieron a cocinar. Sopa de verduras.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y la vuelta a casa.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Las dos grandes enfermadoras de San Lorenzo: Molinosy Vicentín.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y la pestilente de Capitán Bermúdez: Celulosa Argentina.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La comunidad costera del Espinillo. Resistieron el desalojo y siguen presentes. Aguante la Escuelita 2 de Abril.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Made in Argentina. Puentes for export.

Y este viajecito se ha acabado. Espero que lo hayan disfrutado.

Un homenaje.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Chuza, siempre te tendremos en nuestro recuerdo. Un olvido la mantuvo mucho tiempo en la humedad… y se ha desintegrado. Ya no estás entre nosotros, Chuza… Trito te va a extrañar mucho.

Y un recuerdo:

El viaje de Chuza y Trito.




Art. 41. de la Constitución Argentina.

Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales. Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales. Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos.
TAPA DEL LIBRO SANTIAGODELRIO Todos éstos están ahora atrapados en nuestro remanso costero:

Índice de la página

¡¡¡Seguimos adelante!!!

  • 592,754 veces apretaron el botón del ratón para aparecer acá

Que nuestros humedales no sean transformados en una pampa ganadera.

Quema de pastizales

Las publicaciones están en las fechas en rojo.

julio 2015
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Máxima del libertador

«Humanizar el carácter y hacerlo sensible, aun con los insectos que nos perjudican. Stern ha dicho a una mosca abriéndole la ventana para que saliese: —Anda, pobre animal: el mundo es demasiado grande para nosotros dos.»

José de San Martín.

FaceBook-Logo

EN FACEBOOK:

SANTIAGO GUARÚ DEL RÍO

LLAMADO A LA DEFENSA DE LA VIDA Paremos la matanza de animales autóctonos en nuestros humedales. Cambiá tu arma de fuego por un cámara de fotos, y ayudá a tu río a que ellos sigan con vida. Sin armas de fuego: Vuelve el Ciervo de los Pantanos a llenar de belleza al río. El Yacaré nos ayuda a controlar la población de palometas. El Lobito de Río otra vez se acerca a nadar junto a nuestras embarcaciones. El Carpincho deja de ser un animal de hábitos nocturnos, recupera su población mermada y vuelve a visitar nuestros campamentos a la luz del día. Sin armas de fuego paramos el depósito contaminante de plomo en aguas quietas. Sin armas de fuego dejamos un ambiente rico en biodiversidad de fauna autóctona a nuestros hijos. ¿Qué río querés vos? ¿El de un paisaje depredado o el de un ambiente rico en fauna? Ayudá a tu río. Recuperarlo es posible. Paremos la matanza de animales autóctonos.

RSS El Blog del Río Paraná

RSS Fotos silenciosas

  • Tierra de gigantes junio 5, 2014
    Originalmente publicado en NATURALEZA EN CASA:Hay quien no puede ver porque su preocupación está en generar dinero. Hay quien no puede ver porque su preocupación está en mantener nutridos a sus miedos. Hay quien no puede ver porque ha hallado su pequeña cuota de seguridad apegándose a los pequeños espacios ganados con esfuerzo. Hay…
    Maximiliano Leo
  • PUERTO LAS CUEVAS marzo 25, 2014
    Originalmente publicado en NATURALEZA EN CASA:En un discreto borde del gigantesco valle de inundación del Paraná, como una posta poblada en la delgada línea del agonizante bosque de barrancas, aparece la comunidad costera de Puerto Las Cuevas, allá en el este de nuestra gran comarca del agua. Desde allí partieron nuestros tres nobles navíos,…
    Maximiliano Leo
  • NDORÍ marzo 16, 2014
    Recorriendo en kayak las islas del alto delta del Paraná, entre las localidades de Rosario, Puerto Gaboto y Diamante. http://proyectovertientes.wordpress.com/ http://ciclistaviajero.com/ https://rioparana.wordpress.com/ http://puertogaboto.wordpress.com/Archivado en: Río Paraná, viaje, video Tagged: NDORÍ, purto gaboto
    Maximiliano Leo
  • Final del verano recorriendo las islas marzo 13, 2014
    Originalmente publicado en NATURALEZA EN CASA:Los humedales de la isla son el aire que respiramos, la fuente de trabajo de los costeros, la musa del artista, la arena y la arcilla de nuestra casa. Cada laguna, cada camalote, cada albardón es necesario. APRETÁ EL BOTÓN IZQUIERDO DEL RATÓN SOBRE LAS FOTOS PARA VERLAS DE…
    Maximiliano Leo
  • El Blog del Río Paraná en 2013 enero 16, 2014
    Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog. Aquí hay un extracto: El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 290.000 veces en 2013. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de […]
    Maximiliano Leo
  • Imagen: EL MEJOR PARENTESCO. diciembre 25, 2013
    la confianza es el mejor parentesco
    Maximiliano Leo
  • ALGARROBALES DEL SUR SANTAFESINO diciembre 18, 2013
    Este bosque hermoso que atrae musas de poesía y música, sirve de refugio para aves que llegan desde el norte selvático a nidificar a nuestra tierra, da madera, da miel, da medicina natural en abundancia, da harina dulce, da tinturas oscuras para telas, da frutos, retiene al agua de las lluvias, guarda predadores que controlan las poblaciones de roedores pequ […]
    Maximiliano Leo

Comunicate con el autor

nuestrorioparana@argentina.com

Decálogo de la Naturaleza

1 No tendrás otros dioses delante de la Gran Madre Naturaleza. Amarás con todas tus fuerzas a la Creación que te ha dado vida.

2 No te harás imágenes artificiales de las cosas que están en la tierra, o debajo de las aguas o arriba en los cielos. Dejarás los árboles donde están los árboles, las aves donde están las aves y las nieves donde están las nieves. No levantarás un bosque donde hay desierto o harás un desierto del lugar donde está el bosque.

3 No tomarás el nombre de la Gran Madre en vano. No repetirás frases como «Todo bicho que camina va a parar al asador» o como «Todo árbol es madera pero pino no es caoba».

4 Acuérdate de tus tiempos libres, para visitar los espacios naturales de la Gran Madre. Seis días trabajarás, pero uno tendrás para acariciar la creación que cada día te da el pan y el oxígeno para que tú y los tuyos puedan vivir.

5 Honrarás a la Gran Madre, para que tus días y los de tus hijos se alarguen en la tierra que te es nido. 6 No matarás a ningún animal salvaje, sino es para alimentarte cuando no tengas otra posibilidad o cuando el que lo haya matado gane, por esa vida muerta, el pan para sus hijos.

7 No cortarás el árbol ni mandarás a cortarlo, si primero no has plantado sus semillas en un lugar seguro, poniendo tu vida como precio por la descendencia de ese ser longevo de esta tierra. No tendrás mueble de madera lenta ni papel que no uses de las dos carillas.

8 No le robarás su pan a las personas que sobreviven por las criaturas de la Gran Madre: ni al pescador, ni al horticultor, ni al cazador, ni al tambero le robarás la dignidad de vivir como vive.

9 No mentirás diciendo que eres lo que no, y serás consecuente si vas a estar de este lado de la lucha.

10 No desearás el árbol, el pastizal, el agua, los animales, las nieves, el oro, los bosques ni el suelo del que ha ocupado la tierra antes que ti y que la ha mantenido sustentable por cientos de años.

http://rioparana.wordpress.com/

Cuando era chico me gustaba cazar a mí también, hasta que traté que una perdiz levantara vuelo para tirarle y, como no subía a pesar de mis pisotones al suelo, al acercarme me di cuenta que tenía cría abajo ... nunca más le tiré con algo a un ser vivo.»

Capitán Martín Burbuja.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 42 seguidores